Entrevista a Marta Florido

IMG_2220

Marta Florido Lozano es la autora del libro “Mateo mi hijo, mi maestro”. En él ella comparte con sus lectores de manera muy cercana aspectos de su vida, experiencias y enseñanzas adquiridas junto a su hijo Mateo, un niño de 11 años con SD.

Líneas más abajo, compartimos con ustedes la entrevista que tuvimos con Marta.

* Si alguna persona está interesada en adquirir el libro, puede escribir a: floridomar@icloud.com o llamar al: 948340150.

Marta, cuéntanos de ti

Como cuento en mi libro, yo me voy hacia atrás. Yo vengo de Colombia, estuve ahí hasta los 17 años, luego me fui por una beca a estudiar a Ucrania, ahí conocí a un peruano. Él estudiaba medicina, yo odontología y decidimos venir a Perú.

Nosotros al inicio no queríamos tener hijos, pero después de diez años de matrimonio dijimos vamos a probar cómo queda una mezcla de los dos, y tuvimos a Paula, ella ahorita tiene 14 años. Y después de tres años de tener a Paula, llegó Mateo. Cuando llegó Mateo fue una sorpresa. El que nos hayan dicho que Mateo tiene síndrome Down al comienzo fue una noticia llena de sentimientos encontrados. Gracias a Dios tenemos la fuerza, la paciencia, la voluntad, todas estas características pujantes, ¿no? para sacarlo adelante. Y bueno, Mateo nos ha inspirado mucho, nos ha enseñado un montón, ha sido una experiencia muy bonita.

Tan pronto pudimos traer a Mateo, porque él nació en Trujillo, a los tres meses que se le retiró la sonda orogástrica, decidimos traerlo acá a Lima para hacerle todos los exámenes, evaluaciones correspondientes, y también lo llevamos a la Sociedad Peruana de Síndrome Down.

Nos abocamos más a lo que él necesitaba, la parte física y todo lo que nos indicaban.

¿Cómo llevaron adelante la crianza de Mateo? ¿Quién los orientaba?

Nosotros no sabíamos qué hacer y pensamos que en Trujillo de pronto no había la ayuda suficiente, entonces por eso viajamos acá y lo primero que hicimos fue buscar una neuróloga, ¿no? Queríamos saber de dónde partir, ¿no? y llegamos a una neuróloga. Le dijimos bueno, ¿de acá qué ¿sigue? Ella nos dijo él está muy bien, muy bien, lo que necesita es mucha terapia física, necesita que lo vea un cardiólogo y nosotros seguimos las indicaciones de ella. Ella misma nos consiguió el contacto de la fisioterapeuta y ya con ella nos quedamos. De ahí la fisioterapeuta nos derivó con otros especialistas. Nosotros decidimos seguir todos los consejos que nos dieron los especialistas y bueno, gracias a Dios que caímos en buenas manos.

¿Mateo se encuentra estudiando actualmente?

Sí eso del estudio ha sido una experiencia con altos y bajos. Nosotros lo tuvimos en un centro de estimulación temprana hasta los tres añitos y a los tres años, como sigue normalmente la currícula, de aquí sigue el jardín, ¿no? Empieza la etapa escolar. En sí cuando llegamos nos ofrecieron muchas cosas, pero al final no era lo que esperábamos.

Tuvimos un montón de opciones e ir recibiendo lo que nos daba esperanzas, pero a veces ese que nos daba esperanzas era como camuflado, solamente tuvimos una buena experiencia con un colegio. Nos ayudó mucho de que conocimos a una psicopedagoga, a la directora del centro andares. Ella iba a Trujillo a hacer la inclusión y por ella fue que pudimos avanzar con mateo en la etapa escolar, aprender con ella. Después tuvimos que venir a Lima por el trabajo de mi esposo y esa fue otra experiencia. Yo pensaba que por ser Lima era más amplio, íbamos a tener más opciones, pensaba que iba a ser más fácil pero no, entre más grande, mayores problemas. Porque imagínate yo pensé que en la zona que íbamos a vivir acá, íbamos a conseguir rápido, entonces hice una lista como de quince colegios, de esos quince, trece me dijeron que no estaban aptos ni capacitados para recibir a niños con SD y de los dos que me dijeron que sí, ya tenían las vacantes copadas. Seguimos buscando y buscando y encontramos otra opción que es en el que está ahora que es una casa de aprendizaje, en donde tienen buenas cualidades humanas. No tanta capacitación porque pueden tener muchos certificados, pero si no tienen calidad humana de nada sirve, ¿no? entonces ahí valoran la diferencia y también la respetan y eso es por lo que apostamos, porque valorando y aceptando la diferencia es que se permite conocer qué necesidades tiene la otra persona y partir de eso apoyarlo.

Es un colegio regular, es una casa de aprendizaje, no hay un montón de niños, la enseñanza es personalizada.

¿Cómo surgió la idea de escribir un libro?

El libro surgió porque yo todos los días aprendo algo con Mateo y yo digo esto que él me enseña vale la pena ponerlo en un papel. Y yo sé que lo que he pasado, lo que mi esposo ha pasado, lo que mi familia ha pasado, lo que todos hemos pasado, yo sé que no solo somos nosotros, somos muchos.

La perseverancia, la constancia, es algo que se necesita para salir adelante. Aparte de querer identificarme con las madres, las familias, también es para hacer un llamado a la sociedad porque hemos pasado muchas cosas. Por ignorancia a veces la gente actúa mal, falta mucha empatía, el saber escuchar, saber comunicarse, cuando una persona no se puede expresar, no hay que cortarle rápido sino como que mirarlo a los ojos y decirle: yo me voy a dar un tiempo para escucharte, para entenderte lo que me quieres decir, ¿no? Y también si no puede hablar, si no puede expresarse, ponerse en el zapato de esa persona y decir yo puedo hacer algo por ella, ¿no? Aparte de esto, de hacer un llamado a la sociedad es también un llamado a los profesionales de la salud porque también hemos pasado situaciones feas, a veces no saben dar la noticia, no saben apoyar, ¿no? Y otro llamado a los profesores, a toda la parte educativa, que también tienen que ponerse en los zapatos del otro y saber que la educación, aparte de ser un negocio es dar un servicio, ¿no? Y también un llamado muy especial a los padres que cuando pasen por una situación difícil muchos se quedan en el hueco y piensan que ahí se acabó, ¿no? y no es así, tenemos que sacar todas nuestras fuerzas para superar todas las barreras. Yo creo que lo más importante es que con el amor se puede todo. El amor mueve montañas.

 

No hay comentarios.

Agregar comentario