Nuevos padres

Es probable que al conocer que tu hijo tiene síndrome Down hayas sentido cierto descontento o desánimo. Con el tiempo descubrirás que tu hijo es un ser humano único y maravilloso, y que ya no podrás imaginar la vida sin su compañía. De hecho, estos son sentimientos normales en los primeros momentos, y es importante saber que uno nunca está solo en el camino.

♦♦

________________

Imagen15

Seguramente tendrás una multitud de preguntas pero debes asumir que muchas respuestas irán llegando con el paso del tiempo. No te impacientes si los avances no se producen cuando esperas, pues cada niño, tenga o no discapacidad, se desarrolla según su propio ritmo y personalidad.

 o_________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

Etapas en la vida de tu hijo


El síndrome Down es una condición genética que implica la posesión de un cromosoma adicional a lo que posee un individuo regularmente. Las personas que nacen con la condición necesitan estímulos especiales que inciten su desarrollo físico e intelectual.

El niño con síndrome Down que ha sido estimulado adecuadamente es capaz de jugar solo y divertirse, experimentando cómo funcionan las cosas que tiene a su alcance, pero conviene que ustedes, sus padres, así como sus hermanos o amigos, jueguen y compartan actividades con él, pues será un tiempo crucial para reforzar lazos e impulsar su desarrollo.

No siempre su juego será exactamente igual al de otros niños. Es posible que sea menos elaborado, que permanezca más tiempo pasivo, que no se sienta tan atraído por los juguetes o que tenga actitudes impropias de su edad.

• 0 - 2 años •

Todos los niños, también los que tiene síndrome de Down, adquieren habilidades a un ritmo diferente. Tu hijo aprenderá a andar, hablar, comer, ir al baño, pero lograrlo le costará un poco más que a los niños sin el síndrome Down. Requerirá tu apoyo y una estimulación especial, que harás en casa y en las sesiones de atención temprana. Tu hijo aprenderá lo que quieras enseñarle, pero tendrás que repetir más veces las cosas y utilizar una dosis extra de paciencia. Establecer rutinas y hacer las cosas siempre de la misma manera le ayudará a asimilar la información.

• 2 - 6 años •

El niño con síndrome de Down que ha sido estimulado adecuadamente es capaz de jugar solo y divertirse, experimentando cómo funcionan las cosas que tiene a su alcance, pero conviene que vosotros, sus padres, así como sus hermanos o amigos, jueguen y compartan actividades con él, pues será un tiempo inestimable para reforzar lazos e impulsar su desarrollo.

• 6 - 12 años •

Los niños con síndrome de Down se desarrollan muy deprisa en los primeros años, pero en la segunda infancia su evolución tiene un ritmo más pausado. En esta etapa, continúan ganando fuerza y destreza en sus movimientos, son cada vez más autónomos y capaces de lograr las metas que se proponen, aunque estos progresos se producen con mayor lentitud.

• Adolescencia •

La adolescencia es una etapa complicada, que suele alterar la convivencia de las familias. Los adolescentes con síndrome Down tienen, como cualquier persona de su edad, conflictos en la relación familiar, por lo que a menudo prefieren estar con sus amigos. En estos años aparecen muchos cambios físicos y suele surgir el primer amor. Se hace más fuerte el deseo de independencia y de realizar las actividades que ven hacer a otros jóvenes. Algunos padres tienden a sobre proteger a sus hijos con discapacidad y rechazan este impulso.

 

La Familia


La familia es el primer vínculo y el más importante para todo ser humano.

Los niños con síndrome Down podrán desarrollar todo su potencial de aprendizaje y seguirán los mismos pasos que el resto de los niños, aunque más lentamente. Ello dependerán, fundamentalmente, de una familia sólida que les brinde amor y pertenencia.

Es importante que se encuentren rodeados de personas (familias o profesionales de apoyo) que crean, primero, en ellos como “personas” y, luego, como “personas con síndrome Down”.