Con la mirada en el futuro

Este es el testimonio de mi vida. Tengo dos hijos discapacitados o mejor dicho, con capacidades diferentes. La vida siempre es difícil y cuando se tienen dos hijos con alguna discapacidad resulta mucho más ardua; pero también los retos que esto implica hacen que uno se crezca y valore los pequeños adelantos en su desarrollo y se haga mejor persona... seguir leyendo.

Archivos relacionados